SUELO

Tierra para jardinería, compost y suelo orgánico

Ya ha pasado la Primavera y llegan la época más calurosa y seca del año, el Verano puede resultar una losa si no hemos preparado bien la tierra para jardinería con suficiente nutriente y humedad, vigilando las zonas de sombras y teniendo en cuenta la cantidad de horas de sol que requieren nuestras plantas prestando atención al PH del suelo y que dicho suelo disponga de la suficiente sombra para protegerlo de estas altas temperaturas.

En ocasiones hay que reconocer que nos ha pillado el toro, que no hemos podido por lo que sea dedicarle el suficiente trabajo a nuestro jardín y simplemente nos hemos puesto manos a la obra para plantar las flores y plantas que más nos gusta en nuestro jardín pero algunas veces no nos hemos documentado correctamente sobre estos factores, calidad de la tierra para jardinería, tipos de plantas que vamos a usar, cantidad de agua y horas de sol que soporta la planta…

Es importante como siempre contar con un profesional si es la primera vez que vamos a crear el jardín o si no sabemos los tipos de tierra para jardinería que debemos de usar, es tan sencillo como dedicarle unos minutos a documentarse que puede resultar un ahorro bastante grande de tiempo y de dinero a la larga.

Un jardín no solo es la planta y la flor que aparece sobre la tierra, como es el caso de un iceberg, hay todo un microsistema bajo dichos vegetales que necesitan tenerse en cuenta tanto a la hora de cultivarlo como a la hora de cuidarlo.

A nadie le gusta levantarse una mañana mirar a su jardín y darse cuenta que las bellas flores de ayer se están transformando en algo bastante tétrico, el 90% de las veces los pocos asiduos a la jardinería piensan que le falta agua, al ver la planta con un tono marrón como seco automáticamente se asocia a la carencia de agua, pero al igual que el ser humano no podría sobrevivir solo por recibir un inagotable sustento de agua, las plantas también deben recibir los nutrientes del suelo necesario para producir la fotosíntesis transformación de la luz en la energía que mantiene viva la planta.

Por ello el suelo es un factor fundamental dado que la tierra de jardinería que vayamos a usar puede abarcar la gran mayoría de problemas y preocupaciones que sustenta nuestro jardín.

Lo principal es encontrar un equilibrio entre los factores externos que no podemos evitar ya que no tenemos el poder de controlar el viento, cortar la lluvia de cuajo cuando vienen tiempos en los que de repente caen 30 litros por metro cuadrado, pero si podemos tener estos factores en cuenta para la construcción de nuestro jardín.

Protección solar: No podemos pedirle a los laboratorios de estética que inventen una crema para proteger a nuestras plantas de excesivas horas de sol, (sobre todo en plantas de interior), pero si podemos una vez sabemos al documentarnos o preguntarle a un profesional de jardinería, saber cuándo nuestro jardín está recibiendo mucha luz. Los días empiezan a acortarse prácticamente desde la noche de san Juan pero sí que es verdad que las horas de sol son más dañinas dada la intensidad con la que el sol llega a la tierra por la inclinación del globo terráqueo.

En este caso basta con tener pensado un sistema para crear sombras en las altas horas de sol en el caso de ser necesario como decimos, va a ser muy importante que sea algo rápido de instalar, (no vale una carpa que debemos montar y desmontar cada día) no porque no proteja del sol,  simplemente porque acabaremos cansados de montar y desmontar, pero existen unos toldos plegables que podemos crear con una pequeña tela de poliuretanos oscura y algunos alambres, podemos usar alambres cubiertos de blanco para no romper la estética de nuestro jardín, y unas cuerdas, ponerle unas anillas a nuestro toldo y dejarlo rodar simplemente los días que más sol recibamos.

Para las lluvias torrenciales que podemos sufrir:

En este caso resulta menos complicado de solucionar, basta con entender en qué lugar estamos emplazando nuestro jardín, vigilar que no creemos zonas propensas a encharcarse durante mucho tiempo si son plantas que requieren poca agua y no soporta excesos, a veces por temas de decoración creamos sin darnos cuentas zonas de charcas y más de una vez he visto jardines que parecen embalses, hay años en los que la cantidad de agua que recibe la tierra es algo normal, en la que no es necesario evacuarla incluso puede venir bastante bien y es un regado que nos ahorramos.

Pero para esas ocasiones que pueden ser muy puntuales más nos vale prevenir, y es aquí donde podemos crear pequeñas zonas de evacuación para el agua jugando con las alturas y sabiendo que es bastante fácil de manejar el agua si sabemos cómo.

Creando algunos surcos que desemboquen fuera de nuestro jardín o incluso una pequeña acequia que podamos abrir o cerrar con una pequeña losa de piedra o metálica para regular la cantidad de agua que almacenamos.

Para la tierra de jardinería, y sus nutrientes es el más fácil de los factores a tratar, basta con consultarnos y en pocos minutos tendrás la mejor tierra para jardinería para el tipo e jardín, zona y plantas que vas a tener. Siempre un consejo a tiempo puede evitar la pérdida de años de jardinería y dedicación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *